Intranet

Artroscopia de rodilla

Pide tu cita




La artroscopia de rodilla es uno de los procedimientos más habituales en la cirugía ortopédica, tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de la articulación.

El procedimiento en una artroscopia de rodilla

El cirujano comienza la artroscopia realizando dos pequeñas incisiones alrededor de la rodilla, a través de las que introduce suero fisiológico, que permite observar las estructuras con claridad. El lavado continuo de la articulación disminuye al mínimo el riesgo de infección.

A continuación, introduce el artroscopio por una de las incisiones y el instrumental que necesite para la reparación por otra incisión.

En la artroscopia de rodilla se suele utilizar anestesia raquídea (epidural). De este modo, además del cirujano, el paciente también puede observar la cirugía en el monitor, si lo desea.

Al final de la artroscopia, se cierran las incisiones con puntos de sutura y se cubren con un pequeño vendaje que se puede retirar a los 4 o 5 días

Gráfico sobre artroscopia de rodilla

Gráfico sobre artroscopia de rodilla

Aplicaciones de la artroscopia de rodilla

La artroscopia se recomienda en los siguientes problemas de rodilla:

  • Rotura de menisco: se aplica la artroscopia para reparar o extirpar este cartílago que protege el espacio entre los huesos de la rodilla.
  • Rotura de ligamento cruzado: anterior (LCA) o posterior (LCP).
  • Inflamación o daño de la membrana sinovial, que es el revestimiento de la articulación de la rodilla.
  • Desalineación rotuliana: reubicar la rótula que está fuera de su posición.
  • Eliminar pequeños pedazos de cartílago roto en la articulación de la rodilla.
  • Fracturas de los huesos de la rodilla.
Gráfico sobre artroscopia de rodilla (2)

Gráfico sobre artroscopia de rodilla (2)

Recuperación tras la artroscopia de rodilla

En la mayoría de los casos, el paciente regresa a su casa el mismo día de la cirugía. Tras la artroscopia, se aplica un vendaje en la rodilla y es probable que sea necesario utilizar muletas durante algún tiempo. El cirujano le dará también un programa de ejercicios a seguir.

Visión interior de la rodilla

Visión interior de la rodilla

La recuperación de procedimientos simples normalmente es rápida. Pero el hecho de tener o no una recuperación completa tras una artroscopia de rodilla dependerá del tipo de problema que se haya tratado. Un menisco roto, un cartílago roto, un quiste de Baker y problemas con la membrana sinovial por lo regular se reparan fácilmente y muchos pacientes permanecen activos después de estas cirugías.

Pide cita en Surbone para resolver todas tus dudas sobre prótesis de hombro.