Intranet

En qué casos está indicada la prótesis de cadera – Guía para el paciente de prótesis de cadera

La prótesis de cadera es la solución para los pacientes que sufren limitaciones funcionales severas y dolores incapacitantes, siempre que hayan fracasado anteriormente los tratamientos conservadores que se hayan pautado.

Con el implante de una prótesis logramos sustituir o reemplazar una articulación dañada. La prótesis de cadera puede ser total o parcial. Antes de explicar cada una de ellas, es necesario que nos detengamos en detallar cómo es esta articulación.

La cadera es la articulación que une el fémur con la pelvis. Está conformada por la cabeza del fémur y el acetábulo, una oquedad que hay en el hueso de la pelvis. En torno a estos huesos se encuentran la membrana sinovial, los ligamentos y diferentes músculos.

Tipos de prótesis

Con una prótesis parcial de cadera reemplazamos únicamente la cabeza del fémur desgastada y dejamos intacta la zona de la pelvis.

Cuando necesitamos sustituir toda la articulación, es decir la cabeza del fémur y la parte acetabular unida a la pelvis, hablamos de prótesis total de cadera. Este tipo está especialmente indicado para los pacientes que sufren artrosis.

La intervención quirúrgica en la que implantamos una prótesis en la cadera se denomina artroplastia, y puede ser parcial o total, dependiendo del tipo de prótesis.

¿Cuándo está indicada una prótesis de cadera?

El implante está indicado para los casos en los que ha fracasado un tratamiento conservador. Éste incluye una serie de medidas no quirúrgicas destinadas a reducir el dolor y la inflamación, tales como la prescripción de analgésicos y antiinflamatorios, el uso de bastones, muletas, consejos de higiene postural, la indicación de fisioterapia, etcétera.

Cuando estas medidas no dan los  resultados deseados y el paciente sufre limitaciones funcionales severas y mucho dolor, producidas por lesiones de la cadera, es muy probable que necesite reemplazar la articulación dañada.

Casos para los que puede ser necesaria una prótesis:

  • Artrosis de cadera o coxartrosis. Es la principal causa de la cirugía protésica reconstructiva.
  • Fracturas de cadera (las más frecuentes afectan al fémur).
  • Artritis reumatoide.
  • Artritis postraumática.
  • Necrosis de cabeza femoral.
  • Tumores en la cadera

¿Cómo se implanta una prótesis?

El cirujano ortopédico dispone de diversas técnicas para unir la prótesis al hueso. Una de ellas se denomina osteointegración, y en ella la prótesis se coloca sin cemento, buscando la integración del recubrimiento biológico (hidroxiapatita) de la prótesis con el hueso del paciente. En otras ocasiones, sobre todo en pacientes de avanzada edad o con huesos frágiles, puede ser necesario emplear cemento óseo para su colocación.

La intervención requiere 3 días de ingreso hospitalario. Durante el postoperatorio el paciente necesitará la ayuda de muletas y tendrá que realizar ejercicios de fisioterapia, además de tener cuidado con las posiciones extremas durante 3 meses.