Intranet

Rehabilitación y recuperación – Guía para el paciente de prótesis de cadera

El objetivo de una operación de prótesis de cadera es sustituir la articulación dañada y eliminar el dolor del paciente consiguiendo unas altas prestaciones funcionales para que este vuelva a llevar una vida activa e independiente a las pocas semanas.

Tras una intervención de este tipo, el paciente permanecerá ingresado tres días. Su rehabilitación comenzará ya el primer día para ayudarle a recuperar cuanto antes la movilidad y la fuerza muscular.

El paciente necesitará la ayuda de muletas para caminar durante el postoperatorio y estas se irán retirando a medida que vaya incrementando su estabilidad. También precisará realizar ejercicios de fisioterapia.

Como en cualquier rehabilitación será fundamental la colaboración del paciente. La constancia a la hora de realizar los ejercicios pautados es vital para la progresión de la recuperación.

Los primeros días es importante que el paciente camine 3-4 veces unos diez minutos. Posteriormente, se irá incrementado esa actividad.

Recomendaciones

El equipo médico de Surbone recomienda a los pacientes de prótesis de cadera que sigan las siguientes precauciones en las 6-8 semanas siguientes a la operación:

  • No cruce las piernas ni eleve la rodilla por encima de la cadera. Asimismo, evite los movimientos bruscos y las rotaciones con la pierna operada.
  • Intente mantener la pierna elevada siempre que sea posible.
  • Preferiblemente utilice sillas altas con apoyabrazos o asientos rígidos. Para sentarse o levantarse deberá colocar las manos en los apoyabrazos, estirar la pierna operada y sentarse despacio.
  • Duerma boca arriba y con una almohada entre las piernas.
  • Use un calzado cómodo y cerrado que sujete bien el pie. Para calzarse o ponerse las medias, utilice un utensilio con mango largo.
  • Al subir escaleras primero siempre suba la pierna sana y a continuación la operada. Al bajar, siempre dé el primer paso con la pierna operada. En ambos casos ayúdese de las muletas y, si lo hay, del pasamanos.
  • Utilice medias de compresión.
  • Si conduce habitualmente podrá retomar esta actividad cuando hayan transcurrido tres meses desde la operación.
  • Siga una dieta equilibrada, ya que el sobrepeso no es beneficioso para la recuperación.

Algunos ejercicios de recuperación

Los ejercicios de flexión de tobillo, rodilla y cadera son necesarios para recuperar la movilidad y la fuerza muscular y también ayudarán a disminuir la inflamación y el dolor. A continuación citaremos algunos de ellos, de los que se recomienda realizar tres series de diez repeticiones.

  • Si el paciente está acostado, puede doblar la rodilla arrastrando el talón por la cama y estirar la rodilla apoyándola en la cama.
  • Sentado también se puede trabajar la rodilla estirándola y doblándola forzando la flexión, sin sentir dolor. Para realizar ejercicios de flexión del tobillo, lleve el pie hacia la cara y hacia el suelo.

Evite riesgos en casa

En casa será necesario tener en cuenta una serie de precauciones para evitar riesgos. Por ejemplo, retirar alfombras o cualquier otro objeto que pueda provocar una caída, mantener los artículos que utiliza con frecuencia al alcance de la mano, tener especial cuidado con los suelos mojados o las superficies desniveladas… En definitiva, eliminar o modificar aquellas acciones que puedan suponer algún peligro.