Intranet

Información y síntomas de la bursitis olecraniana y prerrotuliana

29 de abril de 2016
Deja un comentario

En Surbone tratamos frecuentemente la bursitis. Una lesión que puede venir causada por una sobrecarga, un traumatismo y otros problemas como gota, artritis reumatoide o infecciones.

La rodilla, el hombro, la cadera, el codo y el tobillo son las zonas más comunes en las que se produce esta patología. Centraremos este artículo en dos tipos de bursitis, la olecraniana y la prerrotuliana, que se desarrollan en el codo y en la rodilla, respectivamente.

¿Qué es la bursitis?

Pero antes de explicarlas, definamos qué es la bursitis. Para ello, lo primero que debemos saber es que en nuestro cuerpo tenemos unas pequeñas bolsas que están rellenas de líquido sinovial y que se denominan bursas. Estas sirven para amortiguar y disminuir la fricción entre dos estructuras que pueden ser óseas o musculares.

Bursitis de codo u olecraniana

La bursitis es una inflamación de la bursa.
La olecraniana afecta al codo.

Hablamos de bursitis cuando la bursa se inflama y se produce una mayor acumulación de líquido en la misma.

Bursitis olecraniana

La bursitis olecraniana también es conocida como higroma del codo, codo del estudiante o codo de lanzador de dardos, entre otros. Consiste en la inflamación de una bursa situada entre el olécranon y la piel.

El olécranon es una apófisis del cúbito, la parte que más sobresale de la cara posterior del codo. Esta se hace menos visible cuando extendemos el codo porque se inserta en la fosa olecraniana del húmero.

Bursitis prerrotuliana

En la rodilla, concretamente en la bursa prerrotuliana, podemos padecer este tipo de bursitis que se localiza entre la cara anterior de la rótula y la piel. No es la única que podemos sufrir en esta articulación que, como hemos mencionado en otras ocasiones, soporta grandes cargas y la mayor parte del peso de nuestro cuerpo.

¿Por qué se producen?

Muchas veces son el resultado del uso excesivo de una articulación. Pensemos por ejemplo en una sobrecarga o en la repetición diaria de un movimiento que realizan ciertos colectivos como carpinteros, jardineros, peluqueros, deportistas, etc.

Esta lesión también puede venir causada por un traumatismo o microtraumatismos ocasionados por fricciones repetidas. Imaginemos a los estudiantes, en el caso de la bursitis olecraniana, que apoyan los codos de manera repetida sobre una superficie dura.

Asimismo, la artritis reumatoide, la gota o algunas infecciones pueden desencadenar esta inflamación de la bursa.

Síntomas

Entre los síntomas de la bursitis olecraniana y prerrotuliana destaca el dolor intenso. También la inflamación (que puede ser muy voluminosa), el enrojecimiento y una sensación de calor en la zona.

La bursitis prerrotuliana causa un gran dolor en la rodilla

El dolor intenso y la inflamación, entre los síntomas de la bursitis olecraniana y prerrotuliana.

Con el paso del tiempo, si no se trata debidamente, puede derivar en síntomas más graves como el déficit de movimiento o impotencia funcional.

Tratamiento

Hay distintos tratamientos para la bursitis dependiendo de la gravedad de la misma. Estos van desde el reposo, aplicación de frío, fisioterapia, infiltraciones…, hasta la intervención quirúrgica.

Las infiltraciones con plasma rico en factores de crecimiento están indicadas para esta patología y con ellas logramos disminuir el dolor y acortar el tiempo de recuperación, entre otros beneficios.

Para más información sobre los asuntos tratados en este artículo, pide cita en nuestra clínica llamando al 981 90 40 00.

Categoría: Lesiones, Tratamientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

teléfono981 90 40 00
981 14 73 20

direcciónHOSPITAL MODELO
Virrey Osorio, 30
15011 A Coruña

Solicitar cita previa