Intranet

Lesiones osteocondrales del astrágalo: qué son y por qué se producen

29 de noviembre de 2017
Deja un comentario

Dedicamos un nuevo artículo a las lesiones osteocondrales que podemos sufrir en el pie, concretamente en el tobillo, y que pueden ser la causa de molestias o dolor en esta articulación.

Tres huesos son los que conforman el tobillo: el peroné, la tibia y el astrágalo. Este último se une con los dos primeros para formar la articulación. Es decir, es el que conecta la pierna con el pie y te permite que puedas mover el tobillo.

El astrágalo es un hueso corto en el que se distinguen tres partes que son cuerpo, cuello y cabeza. Tiene algunas características especiales ya que no posee inserciones musculares y una gran parte del mismo está cubierta por cartílago. Estas particularidades hacen que las lesiones que sufrimos en esta zona requieran un mayor tiempo para la recuperación.

lesiones osteocondrales astragalo

Las lesiones osteocondrales afectan al cartílago y al hueso.

Las lesiones condrales afectan al cartílago, mientras que las osteocondrales no solo afectan al cartílago, sino que también dañan al hueso subyacente, en este caso al astrágalo.

Esta lesión también es conocida como osteocondritis de tobillo. Es más frecuente en hombres que en mujeres y sobre todo en el intervalo de los 20 a 30 años.

¿Por qué se pueden desencadenar?

Una buena parte de las lesiones osteocondrales del astrágalo tienen un origen traumático. Es decir, se desencadenan tras un golpe directo, como puede ser una caída, o por microtraumatismos de repetición, como por ejemplo, realizar de manera reiterada determinados ejercicios.

En ocasiones se diagnostica tras un esguince de tobillo que no mejora a pesar de haber seguido el tratamiento indicado.

También influyen cuestiones como la edad, sufrir una inestabilidad crónica en la articulación del tobillo o una necrosis (falta de riego sanguíneo en la zona), entre otras.

Síntomas

Los síntomas varían dependiendo del grado de afectación. Muchos pacientes experimentan dolor en la zona externa o interna del tobillo que aumenta al caminar, correr, saltar…y que, en ocasiones, disminuye en reposo. El dolor puede ir acompañado de inflamación, crepitación, rigidez y/o bloqueo.

Tratamiento

El tratamiento depende del nivel de afectación, de la presencia de otras lesiones y de las características de cada paciente.

El denominado tratamiento conservador incluye medidas como inmovilización, reposo, plantillas y fisioterapia. Con ellas ayudamos a la cicatrización del cartílago y de los huesos dañados.

También están indicadas las infiltraciones con ácido hialurónico, con las que logramos mejorar la viscosidad del líquido articular y disminuir el dolor e inflamación. Es un tratamiento más paliativo que corrector.

Cuando han fracasado los anteriores tratamientos y el paciente continúa con dolor y limitaciones severas, será necesaria una intervención quirúrgica mediante artroscopia o cirugía abierta.

La artroscopia es una técnica mínimamente invasiva en la que primeramente, a través de una pequeña incisión, introducimos una cámara (artroscopio)  con la que inspeccionamos todos los tejidos de la articulación y evaluamos el alcance de la lesión. Posteriormente, realizamos otras incisiones más pequeñas a través de las cuales introducimos los instrumentos quirúrgicos necesarios para tratar la lesión y reducir los síntomas.

En Surbone recomendamos un tratamiento precoz de estas lesiones para prevenir consecuencias futuras como el desarrollo de artritis.

Categoría: Lesiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

teléfono981 90 40 00
981 14 73 20

direcciónHOSPITAL HM MODELO
Virrey Osorio, 30
15011 A Coruña

Solicitar cita previa