Intranet

Pie plano del adulto: qué es, síntomas y tratamiento

27 de diciembre de 2018
Deja un comentario

Es probable que hayas oído en alguna ocasión que los niños nacen con los pies planos. Este hecho, por lo general, se va corrigiendo a medida que van creciendo y ejercitando los pies pero, en ocasiones, es  necesaria la ayuda de un profesional médico para corregirlo. Además, esta afección también puede originarse en la edad adulta, bien sea por una serie de causas que detallaremos a continuación o bien porque no se haya corregido correctamente en la etapa infantil.

El pie plano adquirido del adulto es una patología que tiene que ver con el aplanamiento progresivo del arco plantar. Comúnmente mucha gente se refiere a esta deformidad describiendo que tienen “poco puente en el pie” o el “arco caído”. Así, toda la planta del pie de quienes lo padecen toca el suelo cuando están de pie.

Esta deformidad se clasifica en distintos grados. El tratamiento de la misma dependerá de estos, así como de los síntomas que experimente el/la paciente.

Es una afección bastante frecuente que se produce hasta tres veces más en mujeres que en hombres. Su contraria sería el pie cavo, una deformidad que tienen que ver con el aumento del arco de la bóveda plantar.

Para detectarla nos servimos del examen físico, radiografías y también se pueden utilizar podogramas. La importancia de corregirla radica no solo en mejorar los síntomas que pudiera tener el paciente, sino también en prevenir graves consecuencias como la artrosis subastragalina.

Causas

- Desestructuración tisular. El envejecimiento de los tejidos que sostienen las articulaciones del pie provoca que estos vayan perdiendo tensión y pueden producir una disfunción o rotura en el tendón tibial posterior, uno de los pilares de la bóveda plantar.

- Sobrecarga del tendón tibial posterior.

- Lesión traumática en el pie o en el tobillo.

- Obesidad.

- Diabetes

-Enfermedad de Müller-Weiss.

Síntomas

El dolor y la deformidad son los síntomas más frecuentes, pero estos varían en función del grado de esta afección.

En una etapa temprana el paciente puede experimentar sensibilidad el tendón tibial posterior, en la cara interna del tobillo. No tiene por qué haber deformidad en esta etapa.

En una fase más avanzada, el paciente puede sufrir aplanamiento progresivo del arco del pie, deformidad y rotación del antepié, tensión en el tendón de Aquiles y/o deformidad en el tobillo.

Tratamiento

El tratamiento depende del grado del pie plano. El conservador (sin cirugía), indicado para fases iniciales, incluye medidas como ejercicios de fisioterapia que promuevan el fortalecimiento de la musculatura que rodea al tobillo, uso de plantillas y antiinflamatorios.

En fases más avanzadas, o cuando no ha sido efectivo el tratamiento conservador, es necesaria la cirugía.

Una de las intervenciones se denomina artrorrisis y consiste en poner un tope en la cara externa del tobillo para evitar la valguización del calcáneo.

Si la artrorrisis fracasa sería necesaria una cirugía de artrodesis subastragalina y del medio pie. Con esta intervención fijamos algunas de las articulaciones pequeñas del pie para conseguir una mayor estabilidad en el apoyo.

Etiquetas: , , Categoría: Tratamientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

teléfono981 90 40 00
981 14 73 20

direcciónHOSPITAL HM MODELO
Virrey Osorio, 30
15011 A Coruña

Solicitar cita previa