Intranet

Recomendaciones para practicar deportes sobre nieve y evitar lesiones

4 de diciembre de 2013
Deja un comentario

Metidos ya de lleno en el frío otoñal, cada fin de semana se pueden ver por las carreteras multitud de coches en su trayecto a las muchas estaciones de invierno repartidas por la Península.

El esquí y los deportes de nieve en general gozan de una gran popularidad entre la población, pero ello no implica que su práctica sea sencilla ni carente de peligros. Esquiar o hace snowboard con seguridad requiere tener en cuenta una serie de precauciones.

Lo básico: estar en forma y conocer la técnica

La práctica de deportes de invierno requiere, de entrada, una condición física adecuada al esfuerzo que se va a llevar a cabo. Si hacer ejercicio regularmente no es una de tus costumbres, tu cuerpo, a priori, no está lo suficientemente preparado para soportar un intenso día de esquí.

Para practicar snowboard o esquí y prevenir lesiones, es importante hacer un buen calentamiento.

Calentamiento, técnica y tono muscular. Claves para evitar lesiones en deportes de nieve

Como en cualquier otro deporte, el calentamiento es fundamental. Es recomendable dedicarle entre quince y veinte minutos antes de comenzar a esquiar, haciendo hincapié en los ejercicios de flexibilidad de los brazos y piernas, y aumentando la intensidad paulatinamente.

Por supuesto, un cuerpo ejercitado y tonificado no sirve de nada si no conocemos la técnica del deporte que vamos a practicar, ya sea esquí alpino, de fondo o snowboard. Saber caer es vital, pues puede evitar hasta el 80% de las lesiones.

Quienes están aprendiendo a esquiar tienen tantas posibilidades de sufrir una lesión por desconocimiento de la técnica como quienes ya la conocen pero pecan de imprudentes.

Debemos dejar de esquiar o de hacer snowboard en cuanto notemos los primeros síntomas de fatiga; la mayoría de las lesiones se producen al final del día, tras toda una jornada sobre la nieve.

Las lesiones más frecuentes: ¿Cómo evitarlas?

Como norma general, los deportistas expertos suelen sufrir menos accidentes con resultado de lesión que los novatos, pero de más gravedad. Asimismo, el snowboard se revela como el deporte más peligroso, seguido del esquí alpino y, en tercer lugar, del esquí de fondo, en el que la resistencia cobra más importancia que la técnica.

Cuando sufrimos un accidente sobre la nieve, habitualmente son las extremidades inferiores las que se llevan la peor parte (en un 60% de los casos), siendo la rodilla la principal afectada. Le siguen, en menor medida, las manos y la cabeza, si bien también pueden llegar a dañarse la columna y la piel por quemaduras.

En cuanto a la rodilla, las lesiones de meniscos y del ligamento cruzado anterior son las lesiones por excelencia en el esquí. También son habituales las fracturas y las roturas de ligamentos colaterales.

El mecanismo más común es el cruce de los esquís asociado a la rotación de rodilla. El índice de lesiones se ha reducido desde que hace algunos años se comenzaron a utilizar unos modelos de esquís más cortos denominados Carving.

Deportes de nieve como el snowboard y el esquí son fuentes de lesiones sobre todo en las extremidades inferiores.

Con la práctica de deportes de nieve es habitual sufrir lesiones en las extremidades inferiores

La rigidez de las botas puede provocar también fracturas y roturas de ligamentos, sobre todo a quienes practican esquí alpino.

Las extremidades superiores son las que más daños sufren en las caídas, que son más frecuentes entre los practicantes de snowboard, al llevar los pies anclados a la tabla. El esguince de pulgar y la rotura de ligamentos son comunes, y se podrían reducir en gran medida si se evita caer al suelo empuñando el bastón.

La fractura de muñeca es muy habitual también en el snowboard. Si caemos con la mano y la muñeca extendida llevamos todas las de perder, mientras que si lo hacemos con el puño cerrado reducimos las posibilidades de sufrir daños. A la lista de lesiones propias de este deporte se unen las fracturas en el astrágalo.

Lo ideal ante cualquier caída es intentar proteger las manos llevándolas hacia el interior del cuerpo, apoyando sobre el suelo el brazo y el hombro y haciendo como si se quisiera rodar sobre la nieve. De este modo, las extremidades absorben menos fuerza en el choque.

En cuanto a los traumatismos craneales, el uso de casco se convierte en un hábito de lo más recomendable. La posibilidad de sufrir daños graves en la columna vertebral es relativamente baja, y suelen darse entre quienes se atreven a dar grandes saltos de altura.

Categoría: Lesiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

teléfono981 90 40 00
981 14 73 20

direcciónHOSPITAL MODELO
Virrey Osorio, 30
15011 A Coruña

Solicitar cita previa