Intranet

La condromolancia rotuliana y la plica suprarotuliana

28 de octubre de 2021
Deja un comentario La condromolancia rotuliana y la plica suprarotuliana

Actualmente uno de los mayores desafíos para el personal médico dedicado a la medicina deportiva son las lesiones del cartílago rotuliano. La condromalacia y el síndrome de la plica suprarotuliana son dos de las enfermedades más diagnosticadas en esta zona. 

La condromalacia se define como una patología que se caracteriza por la degeneración de la superficie del cartílago que tapiza la rotula en cara articular, pudiendo causar una erosión, una fisura o incluso la pérdida total del propio cartílago. En cuanto al síndrome de la plica suprarrotuliana se trata de un dolor producido por una inflamación de la membrana que rodea la articulación de la rodilla y que produce un dolor de rodilla habitual entre los corredores.

Si buscamos las causas que pueden provocar la condromalacia rotuliana:

  • Puede deberse a factores adquiridos, descomposiciones musculares en dónde el vaso interno de la rodilla se ve debilitada con respecto al vaso externo, lo que provoca que la movilidad de la rótula en relación al fémur esté descentrada y favorezca el roce con el cartílago rotuliano.
  • También puede estar provocada por factores genéticos por la alteración de la estructura de la rodilla.

En cuanto a los factores que pueden provocar la plica suprarrotuliana:

  • Congénita: una plica medial excesivamente grande puede aumentar las posibilidades de pinzamiento e irritación.
  • Inflamación: el estado inflamatorio de la plica puede causar dolor, y las condiciones crónicas pueden conducir a tejidos fibróticos.
  • Traumatismo: incluso una incidencia traumática de  hace años puede resultar en el desarrollo del síndrome de plica medial.
  • Cirugías múltiples: numerosas cirugías de rodilla pueden provocar cambios en el tejido circundante e irritar la plica medial.
  • Otras afecciones, como artritis, lesiones meniscales y otras patologías de la rodilla.

¿Cuáles son los síntomas?

En la condromalancia puede provocar los siguientes:

  • Molestias en la cara anterior de la rodilla
  • Dolor en la rodilla al estar mucho tiempo sentado en la misma posición. (CLAUDICACION DE BUTACA)
  • Crepitaciones, chasquidos.
  • Sensación de inestabilidad en la rodilla.
  • Molestias al subir o bajar escaleras.
  • Rigidez en la flexo-extensión.

En el caso de las plicas rotulianas el dolor articular se puede acompañar de chasquido, bloqueo o sensación de fallo articular que puede confundirse con la clínica de otras patologías de la rodilla como pueden ser lesión de menisco o la condromalacia.

Tratamientos para la condromalacia:

Antes de comenzar con el tratamiento contaremos con pruebas radiológicas.

En cuanto a la fisioterapia,  de conseguir una buena estabilidad y funcionalidad de la rodilla, su tratamiento consistirá en:

  • Reducir la actividad deportiva, y al principio del tratamiento se recomienda parar.
  • Crioterapia 3-4 veces al día.
  • Aplicar un vendaje estabilizador para reducir el dolor en la zona afectada.
  • Realizar estiramientos.
  • Masaje terapéutico en isquios y cuádriceps.
  • Tonificación del core y del tren inferior.
  • Epi para recuperar el tejido afectado.
  • Ejercicios de propiocepción para mejorar la estabilidad de la rodilla.
  • Electroterapia como ultrasonido, Tens, onda corta.

Es importante que, una vez hayamos mejorado, realicemos actividad al aire libre y sobre superficies blandas, andar, correr con importante atención al patrón biomecánico de la rodilla

Si el problema es ortopédico genético el  tratamiento quirúrgico es lo más efectivo ,incidiendo sobre la tibia para variar la inserción del tendón rotuliano, o seccionando el alerón rotuliano externo o cualquier otra fijación de tejido conjuntivo que arrastre la rótula y la descompense hacia el lado externo, pero cada caso requiere una valoración individualizada

Tratamientos para el síndrome de las plicas suprarotulianas:

En cuanto a su tratamiento siempre se debe considerar empezar con un tratamiento conservador, de manera que descansemos de la actividad que nos haya podido producir el problema.

Empezaremos la fisioterapia con aplicación local de frío (crioterapia), electroterapia antiinflamatoria como la corriente interferencial o electroterapia analgésica tipo tens acompañado de estiramientos y ejercicios terapéuticos consistentes en fortalecimiento de grupos musculares específicos tras la fase aguda. Si el tratamiento conservador no da resultados se puede pensar en el tratamiento quirúrgico, mediante una  artroscopia de rodilla.

Categoría: Lesiones, Tratamientos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

teléfono981 90 40 00
981 14 73 20

direcciónHOSPITAL HM MODELO
Virrey Osorio, 30
15011 A Coruña

Solicitar cita previa