Intranet

Preguntas frecuentes sobre el Hallux Valgus (Juanete)

31 de enero de 2021
Deja un comentario

Una de las deformidades del pie que atendemos frecuentemente en Surbone es el Hallux Valgus o juanete. Un problema más común en las mujeres, que puede producir dolor intenso y que solo se puede corregir mediante cirugía. Hacemos un repaso por las preguntas frecuentes que nos realizan en la consulta acerca de esta patología.

Primeramente, es necesario definir en qué consiste esta deformidad. Se trata de una desviación del dedo gordo (hallux) y del primer metatarsiano hacia la parte lateral del pie (valgus). Como consecuencia aparece una prominencia enrojecida y dolorosa en la parte interna del pie (bunio). Además, como el segundo y el tercer dedo pierden espacio, pueden pasar a deformarse en martillo o maza.

El hallux valgus o juanete es, junto con el pie plano, la principal fuente de consultas de cirugía del pie. Se trata de una deformidad más común en las mujeres entre los 40-50 años.

A continuación, respondemos a las preguntas más frecuentes que nos realizan nuestros pacientes en la consulta.

 ¿Por qué se producen los juanetes?

Hay múltiples causas que pueden estar detrás de esta deformidad, como el tipo de calzado utilizado, ya que un uso continuado de zapato de punta estrecha y/o tacón alto es un factor desencadenante. Además, influyen componentes hereditarios, la sobrecarga que se ejerce en los pies a lo largo de los años, otras deformidades como los pies planos o cavos, patologías de la infancia o enfermedades como la artritis, entre otros factores

¿Puedo hacer algo para que la deformidad no aumente?

Sí, lo prioritario es que modifiques el calzado que usas. Este no debe apretar ninguna zona de tu pie. Los zapatos de horma ancha y las plantillas a medida ayudan, ya que con ellos mejoran los apoyos y con ellos se sobrecarga menos la zona afectada.

¿Siempre es necesario operar?

La deformidad solo se corrige con cirugía, pero no siempre es necesario llegar a ella. Si no hay dolor, recurrimos a tratamientos conservadores con la ayuda de aparatos ortopédicos.

¿Se podría operar por una cuestión estética?

No lo recomendamos. La cirugía está indicada solo para los casos en los que exista dolor agudo con incapacidad para caminar. Cualquier intervención quirúrgica tiene sus riesgos y una de las posibilidades que existen es que un pie indoloro se vuelva un pie doloroso. Lo mejor es adaptar el calzado.

¿Si me opero es posible que se vuelva a producir la deformidad?

Si la técnica es la adecuada no.

¿Cómo es la cirugía?

Cada pie es un caso. No todos necesitan el mismo tipo de técnica quirúrgica, sino que esta varía en función de la desviación articular así como de las condiciones del paciente. Existen dos variedades: cirugía percutánea o abierta. Dentro de esta última también hay diversos tipos como por ejemplo la osteotomía o la artrodesis, entre otros.

Por citar algunos ejemplos, una osteotomía muy utilizada es la denominada “scarf” con la que realizamos un corte en el hueso para modificar la posición del mismo y corregir el ángulo. En casos más leves, utilizamos la osteotomía de “Chevron” y para deformidades más severas, las osteotomías de la base del metatarsiano.

¿Qué tipo de anestesia necesitaré?

En general, para este tipo de intervenciones se utiliza una anestesia epidural o un bloqueo periférico con el que dormimos del tobillo para abajo.

¿Cuándo recibiré el alta hospitalaria?

El paciente recibe el alta a las 6 horas aproximadamente de la intervención y puede apoyar y caminar desde el primer día. No obstante será necesario el uso de muletas y, en función de la técnica utilizada, es posible que necesiten un zapato ortopédico con tacón invertido o plano.

¿Cómo será la recuperación?

A las dos semanas de la intervención se retiran los puntos. Durante el primer mes recomendamos caminar lo imprescindible para evitar edemas y molestias. Será necesario realizar ejercicios de movilización de los dedos.

A partir de las 4 semanas de la intervención, ya les pautamos carga completa, podrán retirar el calzado ortopédico y comenzar a utilizar zapatillas deportivas.

La recuperación funcional completa para realizar vida normal será entre los 2 y 3 meses después de la intervención. Hasta el cuarto mes no podrá realizar actividad deportiva o grandes esfuerzos.

¿Es mejor operarse en alguna estación del año en concreto?

No hay una época mejor que otra para operarse. En nuestra clínica recomendamos protección solar de la cicatriz durante un año, por lo que es igual operarse en invierno que en verano.

Etiquetas: , , , Categoría: Lesiones, Tratamientos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

teléfono981 90 40 00
981 14 73 20

direcciónHOSPITAL HM MODELO
Virrey Osorio, 30
15011 A Coruña

Solicitar cita previa